Periódico Villena es Música 2019: cada vez más cerca de la gente
19 junio, 2019
VEF: Villena es Festivales
20 junio, 2019
Ver todo

Hace tres años, cuando finalizada la primera edición de VEM nos sentamos a sacar conclusiones –más que nada emocionales– de los resultados obtenidos, todas las personas que habíamos sido impulsoras de la fiesta de la música en Villena llegamos a la misma conclusión: VEM había llegado para quedarse. Fue tal la suma de energías puestas encima, debajo y detrás de los escenarios que nadie dudamos de su permanencia en el denso calendario de eventos de la ciudad.

Es cierto que la celebración de esta festividad no es original ni originaria de Villena, sino que toma como referencia la Fête de la Musique, surgida en Francia a mediados de los años setenta del siglo pasado. En el caso de nuestra ciudad, surgió para crear conciencia entre la ciudadanía, y entre los propios músicos, del enorme potencial musical que tiene nuestra ciudad. En muchos casos, la labor de los músicos es callada y se circunscribe al anonimato de los ensayos, del estudio, de la grabación y de la participación en eventos en los que, por qué no decirlo, la música llega a cumplir una función decorativa más que musical. VEM pretendió desde el primer momento poner de relieve la importancia de la música en la vida de las personas y, en definitiva, en la vida de la ciudad.

Desde algunas tribunas, más bien pocas, se ha podido ver esta iniciativa como propaganda, o lavado de imagen de las instituciones municipales y entidades que llevan en sus espaldas gran parte del peso organizativo de este evento de eventos, que este año alcanzará a diecisiete escenarios, además de los que se sumen a la iniciativa Open VEM. También desde algunos sectores, también muy pocos, se ha pretendido hacer ver que la celebración de la Fiesta de la Música reivindicaba la gratuidad de la ejecución musical y se iba en contra, por tanto, de la profesionalización de los músicos de Villena. Nada más lejos del espíritu de Villena es Música, que coincide plenamente con la definición y los objetivos que plantea la celebración de esta actividad en todo el mundo: “La Fiesta de la Música es un evento al aire libre, sin ánimo lucrativo, que se celebra en las calles, las plazas, los parques públicos, los edificios, los vestíbulos de algunas estaciones, etc. Todos los músicos son invitados a tocar voluntariamente y todas las interpretaciones son gratuitas para el público. El festival tiene la intención de transformar o abrir excepcionalmente algunos lugares que tradicionalmente no serían utilizados como sedes musicales, por ejemplo: museos, hospitales, edificios públicos, etc.”.

En Villena hemos pretendido además que se reconozca, de manera colectiva, no solo la importante aportación de los músicos y las músicas a la vida cultural y festiva de la ciudad, sino que también queremos que la sociedad en general sea consciente de la predisposición del gran colectivo musical de ser solidario y participar en la defensa de causas justas, e identificarse con la labor que desarrollan determinadas entidades sociales de la población. De ahí que mantengamos el principio “de nadie paga, nadie cobra, todo el mundo colabora”. Este año la causa solidaria, a la que irán destinados los fondos obtenidos con la aportación voluntaria de los asistentes a los conciertos y con la venta de sombreros VEM, será destinada a APADIS, una entidad que, próxima a cumplir su cincuenta aniversario, tanto ha significado para Villena.

En esta cuarta edición Villena es Música abarcará más de ochenta actividades musicales y se superará el millar de músicos y músicas encima de los diecisiete escenarios –además de los Open VEM– que se distribuirán en diferentes zonas de la ciudad. Participarán profesionales, aficionados y estudiantes de música de toda Villena y de algunas localidades vecinas que han querido sumarse a la iniciativa. Diez establecimientos ofrecerán la ruta de tapas musicales y más de veinte bares y restaurantes de Villena colaboran con la iniciativa invitando a los participantes de los conciertos. Las empresas más relevantes de nuestra economía colaboran económicamente con la iniciativa, casi cincuenta voluntarios aportan a VEM su tiempo y su trabajo, en labores de colaboración que difícilmente se podrían pagar. Y la población acogió la iniciativa desde el primer año como si la estuviera esperando.

Quizás es que la necesitaba y no nos habíamos dado cuenta.

 

Por: José Ayelo Pérez. Villena, mayo de 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.